El diseñar adecuadamente un terreno, su vegetación y arquitectura nos permite captar, conducir y almacenar el agua a lugares y velocidades que favorezcan la infiltración y retención de la mayor cantidad de humedad en el ambiente. La infraestructura verde funciona como un sistema pasivo de captación y aprovechamiento de agua de lluvia que no requiere de tuberías ni bombas y ayuda a reducir los costos económicos de la infraestructura artificial.

La integración de la infraestructura verde al diseño del espacio urbano permite aprovechar los servicios que la naturaleza ofrece y aumentar la tasa de infiltración y retención de agua. Ante los problemas de inundaciones y escasez, la infraestructura verde nos ofrece una opción inteligente y sustentable para repensar el entorno construido y crear ambientes urbanos más saludables, que al tiempo que doten de servicios a la sociedad, aprovechen el agua de lluvia en vez de contaminarla y desperdiciarla de forma innecesaria.

El agua de lluvia en su origen es limpia, pero se ensucia o contamina en su paso por la ciudad y al mezclarse con las aguas residuales en el alcantarillado combinado. Los escurrimientos pluviales son vistos como un problema que causa inundaciones; sin embargo, cambiar la forma de hacer las cosas y aprovechar este recurso puede traer muchos beneficios.

Piedras Negras es una ciudad con zonas de inundación, aplicando infraestructuras verdes pueden hacer una gran diferencia en las colonias que presentan grandes problemas de inundaciones

Si se captara toda la lluvia en los techos y en algunos suelos, se podría ahorrar un 10% hasta un 15% del agua que se consume en los hogares.

Si se aprovechara el 3% de la lluvia que cae cada año en el país, alcanzaría para suministrar de agua no potable para usos como limpieza o sanitarios a 13 millones de personas, para que 50 millones de animales pudieran beber o para regar 18 millones de hectáreas de cultivo.

Las ventajas de la captación de aguas pluviales

  • Ahorro evidente y creciente en la factura del agua. Puede suponer un 80% del total de agua suficiente para una vivienda.
  • Uso de un recurso gratuito y ecológico.
  • Contribución a la sostenibilidad y protección del medio ambiente.
  • Tener una reserva extra en sequias.
  • Disponer del agua en periodos cada vez más frecuentes de restricciones y prohibiciones.
  • Una buena instalación de recogida de agua es sencilla y, por tanto, existen riesgos mínimos de averías y apenas requiere de mantenimiento.
  • Aprovechar el agua pluvial tiene otras ventajas a la hora de lavar nuestra ropa; al ser el agua de lluvia mucho más blanda que la del grifo, estamos ahorrando hasta un 50% de detergente.
  • Mitigan el efecto erosionado de las avenidas de aguas por la actividad pluvial